Cequip | Segunda sesión del Punto de Encuentro sobre Estrategia Empresarial
CEQUIP, Bienes de equipo, Servitización, Economía Circular
18582
post-template-default,single,single-post,postid-18582,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-4,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.11.2.1,vc_responsive
 

Segunda sesión del Punto de Encuentro sobre Estrategia Empresarial.

Segunda sesión del Punto de Encuentro sobre Estrategia Empresarial.

Como continuación del Punto de Encuentro «Financiación de nuevos modelos de negocio circulares. ¿Cómo financiamos la servitización?», celebrado el pasado martes y centrado en los «Modelos de servitización», ayer tuvo lugar la sesión dedicada a analizar las diferentes «Opciones financieras».

En esta sesión participaron como ponentes la consultoría RSM, el INSTITUT CATALÀ DE FINANCES, el BANC DE SABADELL y DRIVEN CAPITAL EQUIP FINANCE, que aportaron su visión de la servitización desde una vertiente financiera, explicando las opciones que se están poniendo al alcance de los fabricantes en estos momentos y algunos ejemplos de operaciones financieras llevadas a cabo en este ámbito.

Entre las dificultades de financiación que suponen una barrera para la servitización, se remarcó por parte de los fabricantes la necesidad de tener un partner financiero de confianza con el que negociar de forma global en diferentes países, dado que el 85-90% de las ventas de grandes fabricantes de bienes de equipo se realiza fuera de nuestras fronteras. Esta necesidad de entidades que trabajen a nivel global choca de lleno con las posibilidades de las entidades financieras españolas, debido a que éstas tienen una muy baja presencia internacional, por lo que suelen ser descartadas al inicio en estas operaciones.

Otra limitación, relacionada con nuestro marco jurídico, es el tiempo que debe esperar un fabricante para recuperar su máquina en caso de impago del cliente. Mientras que en otros países europeos el fabricante puede recuperar y revender la máquina en un plazo de pocos meses, en España esta resolución se sitúa, como media, en 2-3 años. Esto supone un riesgo para la solvencia de la empresa, que las entidades financieras no están dispuestas a compartir.

Los plazos de financiación de bienes de equipo es otra de las barreras a la servitización que se planteó durante la sesión. Habitualmente, estos plazos financieros suelen situarse entre 5 y 7 años, sin garantías hipotecarias. A pesar de que los bienes de equipo legalmente se amortizan en menos tiempo, su vida útil es mucho más larga (15-20 años) y, si tienen un valor residual elevado, resulta fácil recolocarlos en el mercado.

Como conclusión de la sesión, la servitización no es sostenible si todo el riesgo lo debe asumir el fabricante, sin compartirlo con las entidades financieras, siendo necesaria también una mayor implicación del Estado para eliminar barreras y poder alcanzar las cifras de exportación de países como Alemania o Italia, donde sus gobiernos apuestan fuertemente por el sector de bienes de equipo.